Poemas

 

LOS AÑOS CORTOS

Los años cortos ya vinieron, ¡aquí están!

Los viejos sentidos – sentados en una fila, sólo para ellos.

!Cuánta fuerza en vano!

El sentido que yo h La realidad – ¡qué extraña!abía perdido

El sentido falso, extraviado

El alma agotada.

La realidad – ¡qué extraña!

El frío compacto

Y la memoria – sólo tiras.

Plumas vuelan de una almojada antigua.

Das un paso adelante y encuentras

El muro invisible.

Tiendes la mano y la retiras ensangrentada.

del volumen LA TERRAZA DE ADELFAS, 1985

Traducción al rumano: Costel Drejoi

ESCENAS ARDIENTES

Los hombres una vez amados, convertidos

en imágenes soleadas, palabras sacralizadas

escenas ardientes de las cuales queda

sólo carbón para croquis.

un extraño efecto de simplificación, colores

borrosas y lo que esperas menos

de repente te asombra,

estalla

a través de la puerta abierta de la habitación donde

el desorden es total. los hombres

una vez amados adorados inventados los hombres imaginarios

que flotan según la gracia del corazón

sobre los verdaderos, tendiendo

aburrido una mano hacia la realidad. los hombres

a quienes de repente les das crédito.

tengo miedo de mí.

llamaradas solares dejan sobre nosotros

su indecible, versátil hora. del pasado casi apresurado

nada coagula la sangre artificial, el recuerdo.

del volumen EL TÉ DE LOS AMANTES, 1993)

Traducción al rumano: Costel Drejoi

SALAS VACÍAS/ SĂLI GOALE

El tiempo está agarrotado.

Juntos

atravesamos el mismo túnel, sin él.

La sala de las incisiones, la purísima.

La sangre fluye ralentizada e igualmente.

La sala de las improntas. Aquí

fuimos juntos. ¡El dolor

había crecido tanto! Había roto

el vidrio sucio de la ventana del sótano.

La sala de los escribas. Aquí te miré.

Mientras tanto habías cambiado mucho. Afuera

hacía frío, soplaba el viento recordando

un tiempo ido, nuestro,

puro e inmenso.

Te habías ido definitivamente

y detrás de ti

aquel signo crecía.

Trad.: Costel Drejoi

TRAVELLING

Los campos estériles eran azules.

No hay más tiempo. Un segundo. Y

todo iniciará o terminará.

Como un relámpago

como un hilo blanco entre tus cabellos negros

tu mano, tu mano

pasó por mi memoria.

Una tímida náusea, un pánico lento,

tantos temas paradójicos.

Un frasco melódico se rompe. La realidad

está volteada al revés como un guante. La llavecilla del pecho de cajones

cae con grito blanco sobre losas.

Traducción al rumano: Costel Drejoi